Blog single

Sí. Ya es tiempo de vivir en la nube

La nube es ese lugar abstracto en el que ocurren muchas actividades que hoy en día solucionan nuestra vida y el lugar en el “habitan” miles de millones de datos y del que hace pocos años nos hemos enterado de su existencia. Pero, descrito de esa manera es un tanto complejo entender la esencia del concepto y si no lo comprendemos, corremos el riesgo de no visualizar su apoyo y alcance. En rigor la nube hace referencia a la capacidad de almacenar y acceder a datos y programas a través de Internet en lugar del disco duro de la computadora.

Esta capacidad de almacenar datos fuera del disco duro nos abre un sinfín de posibilidades pues en tiempos de la Cuarta Revolución Industrial en donde lo que más se genera es información ya no existe la limitante del “espacio” en los dispositivos.

Asociado al concepto de la nube, recientemente hemos visto aparecer el término cloud computing. Este hace referencia al acceso y almacenamiento de los datos de trabajo en aplicaciones, servidores y plataformas en la nube, es decir, al conjunto de principios y enfoques que permiten a las empresas proporcionar infraestructura informática.



Las aplicaciones que se utilizan en la nube son aquellas que se denominan Software as a Service o Software como servicio (SaaS), aunque también existen los servicios de Infraestructura como servicio (IaaS) y Plataforma como servicio (PaaS). En el rubro de Software como servicio (SaaS) encontramos varios tipos por ejemplo:

Aumentar la eficiencia de su negocio a través de la tecnología es posible gracias a las diversas opciones existentes, por lo que puede encontrar aquella herramienta que se adapte a las necesidades de su empresa. Entre las más efectivas destacan:
• Suite para oficinas como Office 365
• Almacenamiento y copias de seguridad como Google Drive
• Sistemas Customer Relationship Management (CRM) Microsoft Dynamics
• Plataformas Enterprise Resouce Planning (ERP) como SAP Business

Este tipo de herramientas tecnológicas van ganando terreno en las empresas porque han ayudado sustancialmente a la eficiencia en los procesos, la flexibilidad de los recursos informáticos y a generar ahorros en gastos energéticos y de mantenimiento.

Tal ha sido la importancia del Cloud Computing que la consultora de tecnología Gartner estima que hasta 2022 el aumento en el gasto empresarial en las ofertas de TI de sistemas en la nube será mayor que el crecimiento en la inversión en las ofertas de TI tradicionales (las que no están en la nube), lo que hace que el cloud computing sea una de las fuerzas más disruptivas.

Asimismo, Gartner registró que la previsión de gasto en sistemas de centros de datos ha sido de $195 mil millones de dólares en 2019, cifra que se reduciría a $190 mil millones hacia el 2022. En contraste, el gasto en servicios de Infraestructura de Sistemas en la nube (IaaS) aumentaría de $39.5 mil millones de dólares en 2019 a $ 63 mil millones en 2021.

Lo anterior nos demuestra que en la medida en que el uso de la nube se vuelva cada vez más común (hacia el 2022), dominará porciones cada vez mayores de las decisiones de TI de las empresas incluida, en particular, la Infraestructura de los Sistemas.

El cambio a la nube representa tanto un riesgo, como una oportunidad. Sin embargo aquí te presentamos algunas consideraciones que deberías plantearte antes de tomar la decisión de adoptar soluciones basadas en la nube.

Blog Single
Blog Single

Investigar antes de actuar. Antes de tomar la decisión hay que saber por qué y qué ventajas se esperan del cambio.

Analizar el estado actual de la tecnología. Es posible que los equipos con los que cuentas no estén en condiciones de coexistir con la alta disponibilidad que ofrece la nube.

Diseñar el camino. Pocas empresas mudan su infraestructura de TI de la noche a la mañana, lo recomendable es comenzar con procesos del negocio que no impacten en la productividad de la compañía. Lo recomendable es una migración paso a paso.

Definir qué modelo de servicio se ajusta a las necesidades. Como ya habíamos mencionado antes, existen tres modelos que se pueden elegir: Software as a Service (SaaS), Infraestructura como Servicio (IaaS) o Platform as a Service (PaaS). Debes buscar aquél que se adapte más a tu estrategia.

Elegir bien a los proveedores. Las ofertas se diferencian en costos, niveles de servicios y desempeño. Así, la decisión de la elección depende de estos factores, de la infraestructura física de la empresa y de la naturaleza del ecosistema con el que cuente la organización. Aunque lo primordial radica en que el proveedor más allá de eso, se convierta en tu aliado de negocio, alguien en quien puedas confiar para el proceso que conlleva la implementación.

Preparar y capacitar a la fuerza laboral. La resistencia al cambio es natural en las personas y muchas veces es consecuencia de un desconocimiento general. Por ello, es necesario comunicar a todas las áreas de la organización sobre las decisiones. A mayor información, menor resistencia.

La adopción de servicios en la nube va más allá de la tecnología, es una estrategia integral. Se ha demostrado que con la incorporación de herramientas como el Cloud Computing, las organizaciones que adoptan modelos operativos dinámicos basados en la nube muestran una optimización de costos y un aumento en su competitividad, por ello, si aún estás pensando que “vivir en las nubes” es una mala idea, quizá sea una buena oportunidad para replantear tu estrategia.