Blog single

Tecnología y transformación: un reto para las organizaciones

Es por todos sabido que la Cuarta Revolución Industrial ha traído consigo una serie de transformaciones en las organizaciones y en la sociedad. Esta nueva era supone un giro de 180° a la manera de hacer negocios y de gestionar a las personas para combinar ambas realidades.

Aunque pareciera que el uso de las tecnologías puede reducir tiempos y mejorar la respuesta, la incorporación de éstas en diversas áreas de la empresa puede generar en los colaboradores cierta resistencia pues implica cambiar la manera en la que realizan sus procesos. Es muy común que muchos de ellos prefieran continuar con los procesos antiguos que arriesgarse a usar una plataforma que implique el desarrollo de nuevos conocimientos y habilidades.

En este sentido, la variable del cambio es la constante en las organizaciones, porque aquellas empresas que no estén atentas a las nuevas tecnologías, o bien, a las nuevas competencias que se requieren por parte de los colaboradores para seguir siendo competitivos, se quedarán obsoletos y podrían quedar fueran del mercado.

Los líderes de las empresas tienen la responsabilidad de estar atentos a las necesidades de sus clientes, observar la propuesta de sus competidores, así como integrar aquellas tecnologías que los impulsarán para mejorar su propuesta de valor y una vez detectada esa necesidad, se vuelve también su responsabilidad impulsar el proceso de transformación en las empresas.

Los procesos de transformación suelen ser los más complejos en el mundo del management, ya que se pueden tener presentes todas las problemáticas posibles que se pueden presentar, o bien, tener planeado hasta el último detalle con posibles acciones para responder a los diferentes escenarios, pero hay elementos que los líderes no pueden controlar o predecir. Además, los colaboradores, quienes son los principales actores que promueven y gestionar el cambio, en ocasiones son los principales detractores y no permiten avanzar a la organización.

Esta situación se da porque es frecuente que al iniciar un proceso de cambio, algunos líderes pierdan de vista la comunicación con sus colaboradores y el papel que cada uno tendrá en esta etapa. Asimismo, suele ser común que no se comunique claramente cuál es el objetivo por el cuál la organización está creando las condiciones para el proceso de transformación perdiendo de vista que si los colaboradores conocieran los beneficios del cambio se puede volver un aliado y facilitará la integración de esta nueva forma de trabajo.

Cuando el cambio se da por la integración de una nueva tecnología, será necesario enviar los mensajes adecuados al interior de la organización y mantener presente el propósito del cambio así como los beneficios que se conseguirán.

La incorporación de un componente tecnológico representa un beneficio para las organizaciones, porque provoca que se trasciendan límites y se logren cosas que hace varias décadas parecían inimaginables, por ejemplo, la flexibilidad laboral que permiten que un colaborador trabaje desde su casa o desde cualquier otro lugar, o bien una persona con un celular inteligente puede realizar sus actividades laborales sin la necesidad de estar presente en una oficina.

Sin embargo, la tecnología está en un constante cambio, pero no siempre las organizaciones avanzan a ese mismo ritmo, por ello los líderes necesitarán estar atentos al entorno, con una visión que ayude a las empresas a mejorar y el impacto que tendrían los componentes tecnológicos en las funciones de las personas y en las actividades que realizan.

La manera en la que la tecnología avanza, impacta directamente en la forma en la se hacen las cosas en una organización, reflejándose en una labor más eficiente, o bien, más especializada. Por otro lado, estos cambios tecnológicos provocan que las personas continuamente perfeccionen sus competencias y conocimientos, con el propósito de mantenerse en el mundo laboral y no queden rezagados o sustituidos por ésta.

Por lo anterior, el reto está en mantener el capital intelectual en donde la tecnología se combine con éste y sean vuelvan elementos complementarios con el propósito de ser innovadores. Lo anterior con la intención de que la integración de las nuevas tecnologías se vuelva un ingrediente que facilite la toma de decisiones, mejora la propuesta de valor y mantener competitiva a la organización.

Blog Single
Blog Single